Subdirección de Doctrina

El mando naval a mediados del año 2009, consideró adecuado encargar la importante tarea de "Doctrina", al Sector Educativo, cuya denominación cambió a la de Dirección General de Educación y Doctrina (DIGEDO), reto que se ha asumido con mucha responsabilidad por su trascendencia para la Armada, sobre todo para el eficiente empleo y optimización de los medios navales.

Inicialmente fue necesario definir lo que es Doctrina para la Fuerza Naval, conceptualizándola como "el conjunto oficialmente aprobado de criterios, principios, normas, conceptos, métodos, que han sido desarrollados por la experiencia o la teoría, perdurables en el tiempo, con características propias y peculiares, flexibles a los cambios, entendidos y practicados por sus miembros, para el empleo de las fuerzas y efectivos navales en la defensa del territorio nacional".

Se ha realizado grandes esfuerzos a fin que el cuerpo doctrinario institucional, compuesto de textos y manuales, se encuentre normados y con el aval correspondiente, para este efecto fue creada esta Subdirección que inició la revisión y actualización de varios manuales doctrinarios del sector operativo (CODESC, COAVNA, ESCSUB, CUINMA), del Cuerpo de Guardacostas y otros, para su aprobación respectiva mediante resolución del Comando General de la Armada; manuales que ya existían pero no habían sido oficializados.

Actualmente los manuales doctrinarios de reciente creación están pasando por un proceso de experimentación  previo a su aprobación, luego de haber sido desarrollados por los mismos repartos a través de comités de doctrina, conformados por Señores Oficiales, Tripulantes y Servidores Públicos, conocedores y con experiencia en los temas a tratar. También se está adoptando y adaptando a nuestra realidad otras corrientes y doctrinas extranjeras que han sido asimiladas por la Armada.

Finalmente se debe mencionar la relevancia que tiene el establecer un sistema de doctrina institucional que permita crear, unificar, mejorar y mantener la doctrina, pues debemos recordar que el éxito de una fuerza militar organizada está asociado directamente con la validez de su doctrina; y su constante actualización nos permitirá enfrentar las nuevas amenazas, mantenerse  al tanto de los avances tecnológicos y científicos, y usar la formación y capacitación como elemento de mejoramiento continuo.

CPFG-EM Renato LLERENA Villa

SUBDIRECTOR DE DOCTRINA